REGRESARON


Para Mr. Tisseur D'Images,
que me trajo a los Sindientes de regreso.


La nostalgia no es por tu cuerpo, es por el paraíso que llevas dentro y que no ha de pertenecerle a ninguna mujer nacida de ombligo. Tienes un don pero ignoras su naturaleza, y terminará en podredumbre si no aprendes a usarlo. Las abuelas lo dicen hace muchas guerras.
Verás, llegará el día en que se te caigan los dientes. Será por tu bien, por el de aquellas, las perras memoriosas que aúllan en las noches el no te olvido, aun.
Vuelve con los de tu especie y pídeles que te devuelvan tu historia. Si me preguntas, ahí es donde empieza la tristeza.

¿Qué han hecho contigo? ¿Por qué aprietan tu vuelo con sus mandíbulas? ¿Por qué te han hecho pensar en la vida eterna desde una jaula?


Comentarios

Pablo Gamborino dijo…
Vaya alegoría... los Sindientes.

Bueno Luz, gracias por compartir estos pensamientos en tu blog...

Y gracias por haber tenido un minuto de tu sensibilidad para poner tus ojos en Ahuramazdah.
Ursula Estrada dijo…
yo como que tampoco entiendo bien eso de los sindientes, se vale preguntar?
Ursula Estrada dijo…
yo como que tampoco entiendo bien eso de los sindientes, se vale preguntar?
¿tiene algo que ver con glándulas mamarias?... no ¿verdad? /soy demasiado sucio.

Bueno, me recordó a los yahoo de Borges, a los que les daba pena comer frente a los demás.

Salud.
Ahhh, finalmente están de vuelta!
Me encantó, y desde ahora lo considero dedicado a mí: me adjudico yo solito el honor.
Jesús dijo…
Pensar la vida eterna desde una jaula, he ahí una imagen poderosa se tengan o no se tengan dientes.