ESE OTRO QUE ERES


Me intoxiqué con tus líquidos anoche
eso pasó
tuve fiebre llorosa
y en el delirio vi a ese otro que eres
sentí la rapacidad de tu sombra
la que te hace decir cosas
que precisamente
cortan los tejidos del amor en gestación

Esta mañana no lo hice contigo
sino a través de tí
Vi a tu sombra manipularte
como hace el actor con el títere Bunraku
Se asomó por encima de tu hombro
y depositó con un beso el veneno bajo mi lengua
Luego se marcharon
Tu sombra olvidó borrar su silueta
se quedó impresa sobre la cama
Un acto de caballerosidad, creo
una advertencia
como diciéndome "amarlo es morir"

La matemática universal fue misericordiosa
sobreviví
la fiebre quemó el veneno
y el itinerario de nuestro primer sueño a dos manos
(se alcanza a leer Cuba, se adivina París)
Del resto no quedó nada
como en la guerra
sólo el agua y lo quemado

Comentarios

ca dijo…
paseas cerca del desierto, provocando infartos del corazón.
Ohh, buen poema! En Espacio Verde nos lanzamos al Zócalo a la celebración del Día Internacional de la Lengua Materna, instituido por la UNESCO en 1999. Checa lo que opina la gente sobre, sobre todo, los hablantes de alguna de nuestras 64 lenguas originarias oficiales.

http://espacioverdemexico.blogspot.com/

Saludos.
esteban gabriel dijo…
Es extraño caer entre verdaderos poemas después de un buen rato de bruto vagar entre escaparates narcisistas de aquí y allá. Hay gente por allí que ni siquiera conoce bien su lengua y digo, “par coeur”, y como la inmolación de un cojo, siempre dudosa, escriben poemas….