CARESTÍA

Myrtille Henrion-Picco. Portrait bleu, 1988.

Vivir en la carestía
escribir desde la carestía para decir sólo lo necesario
-andar sobrado es hacer que la poesía huela a opulencia
luego dicen que no sirve
que es vestido de oropel y egolatría-
Y desde la carestía
hacer un voto por la austeridad
que enseña a conservar el espíritu ligero y la mirada brillante
Un voto por la sensatez
que dicta la palabra exacta y el acto preciso
Uno por la mesura
que no quema los nervios ni las posibilidades
Y por el amor
que tantas formas tiene y tan misteriosas
¿La abundancia?
De fe
que entre por las grietas y restituya el sentido
que su verdor sirva de mundo cuando esto ya no exista

Comentarios

chio dijo…
WOOOW!! Soy y me considero tu fan, no te conozco, Luza, pero sé que eres una súper-sabia jajaja. Espero (y deseo) con toda mi alma algún día poder llegar a crear una galaxia de mundos solitarios y extraños con las palabras electrizantes y ácidas así como con las dulces y sencillas, decir todo sin decir nada y decir algo sin contarlo... ASÍ COMO TÚ ( y no creas que quiero ser una copia barata de vos ehhh) No sé si me reconozcas, soy de periódico mágico y, bueno, como siempre, hasta luego...
atenta-menta: Señorita Malteada
txt:::nauta dijo…
¿Carestía es eucarestía? ¿Rito para limpiar los pecados, sólo que en forma alrevesada? Excelente. Te mando un abrazote.
Jorge Ampuero dijo…
Cierto. Por ahí se dice que un corazón en verdad grande se llena con muy poco.

Saludos...