Heterotrópica







En alquimia interior, dejando de ser semilla del sur –con suéter– para ponerme una cascarita de madera y flotar en el deshielo hacia el mar del norte. Cuando llegue a tierra, y sólo por un tiempo, seré semilla con espinas para que mi alma pueda montarse en el pelo de los animales en migración. Después, al sentir el viento cálido del trópico, me convertiré en semilla con alas para volar hacia el jardín donde me espera una tierra húmeda, amable y fértil. Ahí voy a germinar de nuevo, pero no brotaré con los mismos tallos ni las mismas flores que tenía cuando partí en la primera migración; ahora soy noraustral, heterotrópica, hidrotectónica y termosemántica. Todavía no imagino cómo serán esos frutos, pero si se parecen –aunque sea un poquito– al amor que traigo adentro, me sentiré inmensamente afortunada porque el viaje habrá valido la pena. 

Comentarios

Buen viaje al otro hemisferio!
TIGUAZ dijo…
Que tengas un muy buenviaje. Un placer asistir a esa hermosa metamorfósis. Un beso
Gracias por haber compartido tu tiempo y simpatía con estos australes, loquilla
Milena Paixão dijo…
you're my cinnamon tree :)