MENOS PORCELANA


Quiero creer que el corazón es materia dúctil
un tejido que se regenera cuando lloro en sueños
o a escondidas

Si fuera más esponja y menos porcelana
resistiría cuando sus manos me dejan caer
En medio de una guerra fría
El corazón atrincherado en el estómago pide una tregua
tantos besos que parecen compañía me saben a pólvora

Si fuera menos víscera y más piel
bastaría un jabón para desinfectar las llagas
Las dudas olerían menos a miedo
y los hombres
en vez de refugiarse en las palabras
se acercarían para oler mis latidos

Imagino un corazón de mil brazos
que se vuelve fuente
raíces
o parvada
No importa si el ritmo de su voz estalla o hace música,
mi corazón nunca será piedra para afilar cuchillos.

Comentarios

Jorge Ampuero dijo…
Preciso y precioso. Tienes una poética bien lograda.
Permiteme linkearte en mi blog para seguir checándote.

Un abrazo...
Coquelicot dijo…
Un poema que se ha convertido de mis favoritos, yo quiero a ese corazoncito bien blanco como es y bien delicado, delicado como difícil, como frágil, delicado como elegante. Me encanta cuando te conviertes en sutilezas!!!!
Ceteris Paribus dijo…
Hermoso!!
Hermoso poema.
Hermoso corazón.
Coquelicot dijo…
yo pienso que éste post debería tener más comentarios...